martes, 18 de septiembre de 2007

El Contrato

El Contrato (The Contract, 2006) es otra de las buenas películas que inexplicablemente no merecieron exhibición comercial en los Estados Unidos, a pesar de su reparto (Morgan Freeman, John Cusack) y buena historia. Dirigida por Bruce Beresford, la película comienza con los preparativos del asesino a sueldo Frank Carden (Freeman) para su próximo trabajo, por lo que reune a sus hombres y juntos matan al hijo de un millonario. Sin embargo Carden sufre un accidente automovilístico y es llevado inconsciente al hospital, donde la policía conoce su verdadera identidad gracias a sus huellas digitales. Los Alguaciles (US Marshalls) se lo llevan en custodia pero en el camino los cómplices de Carden intentan rescatarlo, lo que provoca que la patrulla caiga en un río al fondo de un barranco. Al mismo tiempo, Ray Keene (Cusack), un ex-policía convertido en maestro de educación física se encuentra caminando por el bosque con su rebelde hijo Chris (Jamie Anderson), quien se ha vuelto un chico problemático desde la muerte de su madre por cáncer. Ray y Chris se encuentran en la orilla del río a Carden y a un alguacil moribundo, quien les entrega un arma y alcanza a decir que Carden es un delincuente que debe ser entregado a la policía. Ray decide llevárselo prisionero, aunque su vida y la de su hijo corren peligro pues andan tras ellos los hombres de Carden, quienes desean liberarlo y así cobrar su parte por el asesinato que cometieron. Para complicar las cosas, algunas personas del gobierno se encuentran muy interesados en que Carden sea eliminado antes de caer en manos de la justicia, pues podría declarar cosas que podrían meter en problemas a algunas autoridades. Entonces se desata una interesante persecución donde Ray, Chris y Carden son seguidos de cerca por los asesinos a sueldo y la policía busca a todos, pero con la consigna de callar para siempre a Carden.

El Contrato es una película que sabe mantener el interés de la audiencia, con buena dosis de acción y diálogos muy entretenidos, cargados de ironías. Las actuaciones también son muy buenas y su final resulta anticlimático: se sabe cuál era el objetivo final de Carden, quien afirma que "nunca había fallado en liquidar a su víctima". Y efectívamente, no falló. Vale la pena saber lo que esto se refiere, por lo que se recomienda rentar el filme en su videoclub favorito.

El Contrato: *** (Buena)

No hay comentarios.: